Nuestro Pueblo

Ecosistema

ecosistema3

Guadalupe de Maciascoque se emplaza en la zona centro-septentrional de la Huerta de Murcia, en el reborde interior de la depresión natural del terreno.

La huerta que rodea a la ciudad de Murcia y que envuelve sus pedanías cercanas ha sido desde su modificación a manos de los musulmanes en la Edad Media un ecosistema de gran importancia, con un paisaje agrario de enorme valor que ha cumplido una función ecológica esencial como área de producción vegetal y “pulmón verde” del municipio.

Tanto las motas y caminos que cubren las parcelas como las acequias y azarbes poseen una riqueza de fauna y flora singular, con una interesante variedad ornitológica y un paisaje vegetal dominado por los cultivos de hortalizas, frutales y legumbres.

En Guadalupe de Maciascoque existe un gran desarrollo urbano en los últimos años, no obstante se puede contemplar en sus contornos el verdor de la fértil huerta, atravesada por acequias donde crece la sisca.

Guadalupe se caracteriza por unos idílicos paisajes huertanos que pueblan su territorio dotándola de belleza natural.ecosistema1

La mitad norte de la pedanía presenta un paisaje alomado y es donde se emplazan las áreas residenciales de Agridulce y parte del Campus Universitario, mientras que en la zona sur se ubican las residencias tradicionales de la villa y la zona de huerta con mayor cantidad de árboles frutales.

El territorio huertano guadalupano está atravesado por las siguientes acequias:

  • Churra la Vieja: Nace en la Acequia Mayor Aljufia, por la izquierda, en el mismo lugar de Alfatego, un poco antes de la Rueda de La Ñora. En la Baja Edad Media esta acequia marcaba el límite septentrional de la Huerta.
  • Churra la Nueva: Su cauce corre paralelo a la Acequia Churra la Vieja a unos trescientos metros más al norte.
  • Alfatego: Es una acequia menor y nace de la Acequia Mayor Aljufia.
  • Mayor Aljufia: Se extiende a lo largo de nueve kilómetros y antes de llegar a la vega del Segura, riega las tierras de Javalí Viejo, Guadalupe, La Ñora, Albatalía y Arboleja.
  • Bendamé: Es una acequia menor y nace en la Acequia Mayor Aljufia.

El grupo faunístico más variado en la huerta es el de las aves. Son abundantes las especies como la Abubilla, el Verderón, la Curruca cabecinegra y el Mirlo, conocido en la huerta como Merla.

Otras aves habituales en este ambiente son la Lechuza común, que utiliza las antiguas casas para refugiarse y el Autillo que se aloja en alguno de los árboles con los que cuenta la huerta.

Entre los mamíferos presentes en la huerta aparece principalmente la Musaraña, el Murciélago y el Erizo común. A lo largo de toda la huerta es frecuente ver reptiles como la Salamanquesa común y la Culebra de agua y anfibios como la Rana verde común, el Sapo corredor o el Sapo común.

En la Huerta de Murcia predominan las especies cultivadas, predominando ejemplares que soportan el alto nivel freático, como las hortalizas y las legumbres.

Son frecuentes en la huerta los cultivos de tomates, patatas, judías y habas en grandes cantidades y los de pimientos, cebollas, rábanos y lechugas destinados al consumo familiar o a la venta en los mercados de la zona.

Un árbol que se planta en estas zonas más encharcadas es el membrillero.

En las laderas, donde el agua se encuentra a mayor profundidad, se suelen plantar cítricos, principalmente limoneros y naranjos. Junto a las especies cultivadas, en la huerta se encuentran otras plantas que crecen de manera espontánea.

Algunas aparecen en los bancales, como la malva o el vinagrillo, otras en los bordes de caminos, como la cola de caballo o la correhuela, y otras que crecen en el borde de las acequias, como ocurre con la sisca. En las proximidades de las casas es habitual ver higueras, moreras o palmeras.

+
Lugares de Interés

Guadalupe se caracteriza por unos idílicos paisajes huertanos que pueblan su territorio dotándola de belleza natural.ecosistema1

La mitad norte de la pedanía presenta un paisaje alomado y es donde se emplazan las áreas residenciales de Agridulce y parte del Campus Universitario, mientras que en la zona sur se ubican las residencias tradicionales de la villa y la zona de huerta con mayor cantidad de árboles frutales.

El territorio huertano guadalupano está atravesado por las siguientes acequias:

  • Churra la Vieja: Nace en la Acequia Mayor Aljufia, por la izquierda, en el mismo lugar de Alfatego, un poco antes de la Rueda de La Ñora. En la Baja Edad Media esta acequia marcaba el límite septentrional de la Huerta.
  • Churra la Nueva: Su cauce corre paralelo a la Acequia Churra la Vieja a unos trescientos metros más al norte.
  • Alfatego: Es una acequia menor y nace de la Acequia Mayor Aljufia.
  • Mayor Aljufia: Se extiende a lo largo de nueve kilómetros y antes de llegar a la vega del Segura, riega las tierras de Javalí Viejo, Guadalupe, La Ñora, Albatalía y Arboleja.
  • Bendamé: Es una acequia menor y nace en la Acequia Mayor Aljufia.
+
Fauna

El grupo faunístico más variado en la huerta es el de las aves. Son abundantes las especies como la Abubilla, el Verderón, la Curruca cabecinegra y el Mirlo, conocido en la huerta como Merla.

Otras aves habituales en este ambiente son la Lechuza común, que utiliza las antiguas casas para refugiarse y el Autillo que se aloja en alguno de los árboles con los que cuenta la huerta.

Entre los mamíferos presentes en la huerta aparece principalmente la Musaraña, el Murciélago y el Erizo común. A lo largo de toda la huerta es frecuente ver reptiles como la Salamanquesa común y la Culebra de agua y anfibios como la Rana verde común, el Sapo corredor o el Sapo común.

+
Flora

En la Huerta de Murcia predominan las especies cultivadas, predominando ejemplares que soportan el alto nivel freático, como las hortalizas y las legumbres.

Son frecuentes en la huerta los cultivos de tomates, patatas, judías y habas en grandes cantidades y los de pimientos, cebollas, rábanos y lechugas destinados al consumo familiar o a la venta en los mercados de la zona.

Un árbol que se planta en estas zonas más encharcadas es el membrillero.

En las laderas, donde el agua se encuentra a mayor profundidad, se suelen plantar cítricos, principalmente limoneros y naranjos. Junto a las especies cultivadas, en la huerta se encuentran otras plantas que crecen de manera espontánea.

Algunas aparecen en los bancales, como la malva o el vinagrillo, otras en los bordes de caminos, como la cola de caballo o la correhuela, y otras que crecen en el borde de las acequias, como ocurre con la sisca. En las proximidades de las casas es habitual ver higueras, moreras o palmeras.

Si te gusta, compártelo! 🙂Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0